¿Qué tipos de plásticos se pueden reciclar?

Cuando pensamos en cuántos tipos de plásticos existen y cuales son sus usos terminamos olvidándonos de la mayoría. ¿Y si hablamos de sus propiedades? Infinitas. Los plásticos son, a día de hoy, indispensables en nuestro día a día y lo más importante, NECESARIOS para evitar, entre otras cosas, el desperdicio alimentario.

El plástico cómo material no es nocivo para el medio ambiente. Lo que es nocivo son las consecuencias derivadas del mal uso que se hace de la gestión de sus residuos.

Muchos de los distintos plásticos, además, son fácilmente reciclables. Te explicamos cuáles son, que número ocupan en la escala de reciclabilidad y sus propiedades.

RECICLABILIDAD

  1. El plástico que ocupa el número 1 es el PET.
    El
    “tereftalato de polietileno” o PET es el plástico más fácil de reciclar. Es de los más utilizados en la industria alimentaria gracias a su alta transparencia, su resistencia y la admisión de colorantes. Lo encontramos principalmente en botellas de bebidas, y una vez reciclado puede convertirse en nuevas botellas e incluso en fibras sintéticas para la fabricación de textiles. El PET se puede reciclar tanto mecánica como químicamente. Ambos procesos producen material reciclado apto para uso alimentario. El alto grado de pureza de este material reciclado se debe a los flujos de reciclaje de botellas de PET de alta calidad, que se procesan en forma de escamas o gránulos.
    Una vez reciclado, su denominación pasa a ser rPET.
    En general, los envases pueden consistir en hasta un 100% de r-PET reciclado mecánicamente, pero solo hasta un 50% de r-PET reciclado químicamente, ya que actualmente no hay gránulos hechos de material 100% reciclado químicamente.
  2. El número 2 es el HDPE.
    El Polietileno de alta densidad, también conocido como PEAD, es un plástico que también es sencillo de reciclar. Destaca por su alta resistencia a impactos, químicos y temperaturas
    . A su vez, es flexible, pero tiene rigidez. Es ligero y resiste al agua.
    Lo encontramos en muchos envases como botellas de leche o aceite para motores. Después de reciclarse suele ser usado para hacer nuevos envases, cajas, juguetes, detergentes, tiestos e incluso algunos muebles.
    El polietileno de alta densidad es reciclado mecánicamente. Actualmente, el embalaje producido a partir de HDPE reciclado mecánicamente se utiliza para algunos productos cosméticos y de limpieza.  Una vez reciclado, se denomina r-HDPE
  3. Con el número 3, está el PVC, técnicamente conocido como “Policloruro de vinilo”.
    Dependiendo del proceso con el que se fabrique, nos encontramos ante un plástico que puede ser rígido o flexible y, a pesar de su baja densidad, cuenta con una alta resistencia. Es fácilmente manipulable. El PVC entra dentro de los plásticos que presentan más dificultad en su reciclaje, pero si es posible hacerlo.
    Encontramos PVC en tuberías, pieles sintéticas, construcciones, pavimentos deportivos, equipamientos, puertas y ventanas, cableados…
  4. El LDPE o Polietileno de baja densidad está en el número 4.
    Su reciclado es posible y con su el se fabrican mayoritariamente las bolsas de supermercado
    . Al igual que el Polietileno de Alta Densidad, tiene una alta resistencia a los impactos y a los químicos. Gracias al a gran flexibilidad que tiene, con el se fabrican films, el plástico de burbujas, plásticos aislantes y las bolsas de la compra en las que, como hemos dicho anteriormente, se convertirá una vez reciclado.
  5. El número 5 corresponde al PP o Polipropileno.
    Sus principales características son su resistencia y su facilidad para ser moldeado. Se usa principalmente en la fabricación de tapones de botellas, fibras sintéticas, envases alimentarios…
    Su reciclaje es complejo pero posible. El Polipropileno ofrece un gran potencial cuando se trata de desarrollar flujos de materiales sostenibles. Una vez reciclado, se denomina r-PP y una vez sometido al reciclaje mecánico, se puede usar como cajas de baterías para coches.
  6. El PS (Poliestireno) ocupa el número 6 de la escala de reciclaje.
    Existen cuatro tipos principales de poliestireno según su fabricación.
  • El PS cristal: sólido y transparente, pero también frágil.
  • El PS de alto impacto: es fuerte y resistente. Puede aguantar impactos sin romperse.
  • El PS expandido: frágil y ligero.
  • El PS extrusionado: es similar al expandido, pero además es impermeable.

Lo encontramos en materiales térmicos, en hueveras, rellenos para embalaje, perchas o aislantes.
Se recicla de manera mecánica ya que los procesos de clasificación alcanzan un alto nivel de pureza y sus niveles de migración son mas bajos que las poliolefinas. Cuenta también que es muy fácil de clasificar y sus diferentes calidades en el material virgen tienen un efecto muy positivo en su utilidad.
Una vez reciclado, se denomina r-PS

7. Y por último, en el número 7 encontramos los plásticos mezcla. Denominamos así a todos los tipos de plástico que son más complicados de reciclar, pero que pueden tener una segunda vida en forma de fibras de naylon o piezas de automoción. Su complejidad en su reciclaje reside en que están compuestos por varios plásticos y eso elimina la pureza de la nueva materia plástica reciclada.